acido hialuronico

Beneficios del ácido hialurónico en tu rutina de belleza

Hidratar la piel es de vital importancia, ya que una piel deshidratada es una piel sin salud. Y si hablamos de hidratación hay un ingrediente que destaca por encima de todos: el ácido hialurónico. El ácido hialurónico posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso. Es por ello que se emplea para hidratación de la epidermis.

A partir de los 30 años su producción comienza a disminuir en nuestro organismo, y a partir de los 60 solo conservamos el 10%. ¿Sabías que una piel seca y deshidratada es una piel más débil y sensible? Esto se traduce en una menor cantidad de lípidos y, a causa de ello, la piel pierde agua. ¡Confía en el ácido hialurónico para darle a tu piel un plus de hidratación!

¿Cuales son los beneficios del ácido hialurónico?

El ácido hialurónico actúa como una esponja, capaz de retener grandes cantidades de agua en la piel. Te sorprenderá su capacidad hidratante, ya que una molécula de ácido hialurónico es capaz de retener 250 moléculas de agua.

Es por ello por lo que también aporta volumen a nuestra piel, traduciéndose en una reducción de las arrugas y disimulando las líneas de expresión. La hidratación minimiza imperfecciones y proporciona luminosidad a la piel, sinónimo de salud y bienestar. Además, las pieles secas envejecen antes que las pieles que están bien hidratadas

¡El ácido hialurónico es todo un acierto! Ya que en su estado más puro hidrata intensamente gracias a su doble acción: reconstruye las reservas de agua y reduce su pérdida por transpiración. Hidrata excelentemente la piel seca y ayuda a mantenerla equilibrada.

Además, el ácido hialurónico de bajo peso molecular penetra en las capas de nuestra piel, llegando a lugares donde otras moléculas no llegan. La combinación de moléculas de alto y bajo peso molecular permite obtener una hidratación multicapa: superficial y profunda.

¿Y cómo se relaciona con otras moléculas? Por ejemplo, el colágeno de nuestra piel se sintetiza gracias al ácido hialurónico, reforzando la barrera de nuestra piel. Esta barrera es de suma importancia ya que protege nuestra piel de las agresiones externas. Por tanto, no solo estaremos hidratando nuestra piel, sino también protegiéndola y ralentizando el envejecimiento cutáneo.

En resumen… ¿qué aporta el ácido hialurónico en mi piel?

Gran hidratación. Es el componente hidratante más potente. ¡Y no solo hidrata! También consigue que la hidratación de nuestra piel se mantenga.

Rejuvenecimiento cutáneo y eliminación de arrugas. Al aportar hidratación a nuestra piel, también la rellena dándole volumen y reduciendo las arrugas. Nos aporta elasticidad, mejorando el aspecto de nuestra piel y rejuveneciéndola. Ejerce un efecto tensor en las capas profundas de la piel, actuando como relleno.

Producción de colágeno. Ayuda a la formación de colágeno que le da firmeza a la piel.

Por todo ello es de suma importancia incorporar productos dermocosméticos formulados con ácido hialurónico en nuestra rutina de belleza. Este ingrediente es perfecto para cualquier tipo de piel y es ideal para empezar a cuidarte y prevenir el envejecimiento.